Hay diferentes factores por los que una persona joven puede interrumpir los estudios  prematuramente: desde dificultades de aprendizaje, pasando por un insuficiente apoyo del sistema educativo, hasta motivos de índole social o económico, o, simplemente, falta de motivación o de visión de cara al futuro. El caso es que, durante años, se nos inculca un orden vital en el que estudiar está en primer lugar, y, para muchos, volver atrás y retomar los estudios en la edad adulta, con todo lo que ello supone, es inconcebible.

Pero la realidad es que nunca es tarde para estudiar, y hacerlo desde la perspectiva de la madurez y la  claridad respecto a los objetivos que perseguimos, no solo nos proporciona beneficios profesionales, sino, también, personales. 

Estudiar online permite conciliar la formación con el trabajo y la vida personal de los alumnos, adaptando horarios y ritmos de estudio para facilitar sus condiciones de aprendizaje.

En Jarcha Español preparamos las Pruebas de Acceso a la Universidad para mayores de 25 y mayores de 45 años.